¡Di algo de izquierda!

En la película “Aprile” (1998) el director Nanni Moretti intenta explicar el avance de las derechas en Italia a partir de la documentación de su propia vida. En 1994 el empresario Silvio Berlusconi había llegado al poder en Italia, país que supo tener el Partido Comunista más grande de Occidente.

¿Qué había pasado?  

En 1991 el Partido Comunista Italiano se disuelve formando un nuevo partido, Partido Demócrata de Izquierda, donde se asume por completo la integración al régimen capitalista y se abandona definitivamente toda política de transformación radical. En los hechos el Partido Comunista Italiano ya se había disuelto mucho antes de 1991. Ya a principios de los setentas el partido había emprendido la liquidación de su potencial revolucionario en una alianza de gobierno con la Democracia Cristiana.

Moretti filma este vasto desierto de la política revolucionaria. En Abril de 1996 se tenían que desarrollar las elecciones parlamentarias en Italia. De ahí el nombre “Aprile” del film. Moretti decide registrar la campaña electoral. En una célebre escena Moretti se filma como espectador del debate televisivo. Se enfoca en el intercambio -que no es tal, ya lo veremos en breve- entre Silvio Berlusconi y Massimo D´alema. D´alema, ex comunista, es el candidato del Partido Demócrata de Izquierda. En un plano de la imagen televisiva vemos a un enfático Berlusconi que no para de hablar mientras D´alema no puede dar respuesta alguna, más allá de alguna tibia generalidad. Moretti asiste al debate con bronca y desazón. En un momento ya harto de la pusilanimidad de D´alema rompe en un grito: “¡D´alema di algo de izquierda!”

Creemos que esta escena de Aprile representa nuestro momento histórico y más allá de las diferencias de tiempo y lugar nos interpela profundamente. En Argentina asistimos a un retroceso de las ideas del socialismo revolucionario. La crítica abierta y global al sistema capitalista se encuentra completamente desdibujada. Sin querer ocupar el lugar del espectador desdichado nos proponemos tomar la palabra y aportar al debate en el campo de las izquierdas. Sin pretensiones jactanciosas, desde esta modesta trinchera, queremos contribuir a reponer una crítica radical del capitalismo. Hoy más que nunca, se necesita reconstruir el ideario socialista, orientando la acción hacia un horizonte de emancipación social.